Información Respecto Cookies
Ta strona wykorzystuje pliki cookies (niewielkie pliki tekstowe przechowywane przez przeglądarkę internetową na urządzeniu użytkownika) m.in. do analizy statystycznej ruchu, dopasowania wyglądu i treści strony do indywidualnych potrzeb użytkownika). Pozostawiając w ustawieniach przeglądarki włączoną obsługę plików cookies wyrażasz zgodę na ich użycie. Jeśli nie zgadzasz się na wykorzystanie plików cookies zmień ustawienia swojej przeglądarki.
X
Reservar una mesa
Salmón ahumado
Empanadillas con carne
Bistec de solomillo
Asado de jabalí
Lomo de ternera
Roulades de pollo rellenas
Cabecera de lomo
Fuente de galicia
Dúo vienesa
Tarta de manzana
Pera en salsa de caramelo

Menú

Restaurante Galicyjska

Sabores inolvidables de la cocina polaca
Pijarska 9, Cracovia

Las bodegas del s. XVIII ubicadas en una casa vieja en un rincón tranquilo del parque Planty alberga a los huéspedes del mundo entero y a los habitantes de Cracovia sirviéndoles los platos más ricos de la cocina polaca.

El Restaurante Galicyjska como la cocina polaca de la nobleza, sucede más por sus sabores de la carne de caza. Y así probaremos el muslo de jabalí escabechado en enebrina, romero y tomillo,  luego asado y servido en la salsa del vodka de Żubrówka.

Entre los platos de pescado atrae la atención el solomillo del bacalao en la salsa de limón en el risotto de hongos.

Para los que en un grupo de 4 desean conocer mayor surtido de sabores polacos, hemos preparado un fuente ardiente de Galicia en el que reina el cuello asado, jarrete de ternera, lomo de cerdo y rollitos polacos de carne de cerdo.

De entre las sopas, el conocedor de la cocina polaca no omitirá la sopa de hongos con fideos cuadrados.

Y para el postre, pastel casero de manzana.

El interior del Restaurante te invitará a pasar horas tranquilas de tertulias.

Las decoraciones discretas permiten exponer el encanto de los ladrillos históricos de las paredes y del techo.

Las horas pasadas aquí completarán el paseo por Cracovia con sensaciones culinarias inolvidables que por mucho tiempo se quedarán en la memoria.

Igual que el sabor del miel para beber con que obsequiamos a cada huésped que nos visita.